Ventajas y desventajas del dropshipping

¿Vale o no la pena?

 

Es una nueva modalidad de e-commerce que te permite montar tu tienda sin invertir en inventario, pero ¿es o no rentable? Conoce su fórmula, sus pros y sus contras

 

El dropshipping es un modelo de negocio que tiene cada vez más seguidores y todo gracias a la oportunidad que representa por la baja inversión de dinero y facilidad para pequeños comerciantes. Se distingue de una tienda virtual tradicional porque no necesitas contar con un stock o almacén, ya que la venta del producto la haces a través de un mayorista o dropshipper.  

 

En resumen, funciona de esta manera:

 

1- Montas una tienda virtual con productos que hayas seleccionado de tu proveedor.

2- El comprador adquiere el producto desde tu tienda.

3- Tú haces el pedido del producto a tu proveedor y le envías los datos del comprador.

4- El proveedor envía directamente el producto al comprador.

 

Hasta aquí muy sencillo, pero, cuáles serán los puntos de quiebre al optar por un modelo de negocio como este, ¿es rentable? ¿es más fácil? ¿qué es lo que no se dice de ellas?… todas esas inquietudes las revelaremos a continuación:

 

Ventajas del dropshipping

 

 

1-. Baja inversión. Como no será necesario invertir en stock, básicamente toda tu inversión será en gastos digitales, sitio web y publicidad. Esto te puede costar hasta menos de 500 . Imagina montar un negocio con un capital tan bajo como ese. Sin duda una pequeña inversión para un proyecto ambicioso.

 

2-. Gastos fijos muy bajos. Sin la responsabilidad de inventario o almacén, solo quedarían los gastos de: Internet, oficina, marketing digital, entre otros, que por lo general se pueden reducir a menos de 150 mensuales si trabajas desde casa o desde una oficina. Todo dependerá de las capacidades y la facilidad que tengas como minorista para reducir costes sin restarle calidad al ecommerce.

 

3-. Implica menos riesgos (más para el principiante). Cuando no se tiene que “apostar” por una gran inversión o no se tiene que lidiar con productos físicos se hace mucho más fácil de manejar, ya que no requiere de gastos de almacenaje, transacciones legales por manejo de mercancía, control de inventario, enviar productos, embalajes y solicitar mercancía. Aquí siempre el minorista estará a salvo de no perder -o al menos no tanto, porque siempre hay riesgos-. Además si un producto no se vende mucho, siempre tienes la opción de eliminarlo de la tienda, sin mayor complicación.

 

4-. Flexibilidad. Solo se necesita conexión a internet para ingresar al negocio. No requiere de un lugar fijo, ni de un horario de trabajo, solo se necesita estar atento a los avances de la página y por supuesto de los pedidos que hagan los clientes, además de la atención y seguimiento a los usuarios. Pero en realidad, no necesitas estar en un lugar específico para gestionar tu negocio. Tu proveedor puede estar en China, por ejemplo, y tú puedes estar literalmente al otro lado del mundo, y todo se mantendrá bajo el mismo orden.

 

5-. Amplia selección de productos. Como no se requiere comprar con anticipación, se pueden incluir todos los productos vigentes del proveedor, además de adicionar otro sin ningún costo. Incluso, hay algunos comerciantes que trabajan con más de dos proveedores, esto les garantiza tener más artículos en venta sin necesidad de invertir en ello.

 

Perfiles más comunes de clientes de dropshipping

 

  • Apasionados a un hobby: son muy recurrentes invirtiendo y no les importa pagar gran cantidad de dinero en productos. Por lo general, este tipo de cliente frecuenta tiendas especializadas en artículos deportivos, de música, gadgets, etc.

 

  • Consumidores recurrentes: si se comercializan artículos descartables la gran ventaja es que los clientes tienden a recurrir de nuevo a los servicios, lo que es una gran ventaja para ir elaborando una cartera de clientes tipo fijos.

 

  • Empresas: procuran precios muy bajos, pero compran en grandes cantidades. Si reciben un buen servicio, en el que se destaque la puntualidad y la transparencia pasarán a ser clientes fijos por un buen tiempo. Los campos más destacados son: artículos de oficinas, dispositivos electrónicos, papelería, etc.

 

Desventajas del dropshipping

 

1-. Ganancias bajas. Los márgenes bajos suele ser un factor común en este tipo de negocio, y más cuando se compite en un nicho muy demandado. Esto pasa consecuencia de la gran cantidad de tiendas distribuidoras y dropshipping que hay en una misma área, creando una amplia “vitrina” de ofertas y promociones, obligando de alguna forma a las empresas entrantes a promocionar por muy poco para poder vender.

Afortunadamente, hay maneras de sacar ventaja al seleccionar un nicho de mercado adecuado para el dropshipping.

 

2-. Descontrol en la existencia de productos. Por no contar con un stock de los productos que se venden no se puede tener un control de los artículos disponibles, ni mucho menos las cantidades. Cuando se toman artículos de distintos almacenes, que a su vez cumplen con las demandas de una gran comunidad de consumidores, el inventario cambia constantemente, incluso por intervalos de horas. Por lo que será difícil darles una respuesta inmediata a los clientes sin antes consultar a la empresa mayorista.

Por ello es tan importante hacer una excelente selección de tu proveedor, la comunicación será clave. Además si estás empezando es recomendable que empieces con una tienda pequeña y a medida que entiendas mejor el negocio, podrás ir aumentando.

 

3-. Problemas con los envíos. Si se trabaja con más de un mayorista, el tema del envio puede resultar complicado. Supongamos que el cliente compra 3 productos de distintos proveedores, ahora tendrías que coordinar que el envío de los 3 productos llegue a tiempo y calcular los costos. En este sentido mi recomendación es buscar proveedores de dropshipping que ofrezcan el envío gratis. La mayoría de los dropshippers desde China con los que trabajo funcionan de esta manera, lo que facilita a grandes rasgos este tipo de inconvenientes.

 

4-. Errores del proveedor recaen en el minorista. Por ser un modelo de empresa donde no tienes el control sobre el  inventario y donde no realizas tú los envíos, cualquier error recaerá sobre ti. Recuerda que para efectos del comprador eres tú quien provee el producto y será tu responsabilidad que este llegue “sano y salvo”. Por esta razón, la recomendación principal es hacer una excelente relación con tu proveedor y escoger al más adecuado. El dropshipper debe hacerse responsable de cualquier irregularidad con el servicio y responder por reclamos o devoluciones.

 

 

¿Vale la pena?

 

Claro que sí. Mucho se habla sobre el dropshipping y como todo, un gran porcentaje de emprendedores han fracasado en ello. ¿Por qué? Desinformación, mala asesoría y una pobre gestión. Un negocio no se monta de un día para otro, hacer un plan previo es fundamental. Diseño atractivo y funcional de la ecommerce. Proveedores serios y responsables. Precios competitivos y flexibilidad en cuanto a envíos. Buen plan de marketing digital.  ¡Cada jugada cuenta y será mejor que lo hagas bien!

 

Escríbeme, puedo ayudarte.